Pages

Tuesday, June 26, 2012

het einde is dichtbij

En dos días abandono este país y creo que ya es hora de cerrar de algún modo este blog con un balance de mi experiencia Erasmus. Eso sí, aunque diga ahora que "cierro" este blog, es probable que publique alguna que otra entrada con ciertas cosas que se me han quedado en el tintero y que, básicamente por culpa de la maldita procrastinación, nunca acabé publicando. Como sé que varias personas de entre los lectores de mi blog se irán de Erasmus dentro de unos meses, tan solo puedo deciros una cosa: disfrutadlo al máximo.

En mi caso, mi Erasmus ha sido algo particular. A pesar de que no me he pasado el año viajando a excepción de mi viaje a Atenas y de alguna escapada a ciudades vecinas, no me arrepiento para nada de ninguna de las cosas que han sucedido durante estos meses. Cada éxito supone una recompensa a mi esfuerzo durante estos años, y cada tropezón no es más que una lección.

Cuando decidí irme de Erasmus, lo hice básicamente por dos motivos: la independencia y la apertura de miras. Al llevar viviendo con mis padres desde que tengo uso de razón, necesitaba ver cómo me desenvolvía   por mi cuenta. Ya sabéis, cosas como ver cuántas tortillas se te queman antes de hacer una que sea medianamente comestible, cuántas veces se te pega el arroz, poner lavadoras y cosas por el estilo. Cosas del amo y señor de su casa que son imprescindibles para todo el mundo. En mi caso, probablemente por vagancia, cuando estaba con mis padres pasaba un poco de todo, aunque en esta ocasión no me quedó más remedio. Por otro lado, cuando hablo de apertura de miras, me refiero a esa idea de ver más allá de lo que tu país puede ofrecerte, a conocer otra cultura, sumergirte en ella y ver qué oportunidades tienes.

El pasado 1 de septiembre emprendí el rumbo hacia Amberes. Tras un viaje más que accidentado en el que me acompañaron Verónica y Maca (y que describí con todo lujo de detalle aquí), me vi en esta ciudad totalmente desconocida, rodeado de gente que hablaba una cosa rara que quería aprender pero que me costaba horrores. Poco a poco, todo se fue poniendo en su lugar y empecé a encontrar mi sitio en este país.
Ahora, diez meses después, regreso a España con un nuevo idioma en la cabeza que pienso seguir estudiando, un montón de experiencias inolvidables y gente maravillosa (belga y no belga).

Me ha costado lo mío poder llegar a este país y, si pudiera retroceder en el tiempo y volver a vivirlo, lo haría sin pensármelo dos veces. Vivir en otro país te cambia la mentalidad, aunque, según dicen, en ocasiones tiene efectos secundarios que se podrían describir como un "choque cultural a la inversa". Por ahora solo os puedo decir que espero no sentirlo. El tiempo lo dirá.

Gracias por leerme ;)

Friday, June 22, 2012

de laatste dagen

Seis días. Seis días son los que me quedan para despedirme de esta ciudad hasta a saber cuándo. Los que me conocen saben que soy una persona bastante sensible, y que cuando me pongo emotivo, nostálgico y melancólico no hay quien me gane. Ayer me despedí de Katia, Nick y Julie, y hoy me toca despedirme de más gente. De todos modos, tengo claro que pienso volver como sea.

Saturday, June 2, 2012

M HKA!


 ¡Hola a todos! En la entrada de hoy os hablaré de mi visita al MuHKA, el Museo de Arte Contemporáneo de Amberes. Como ya sabéis, un cultureta como yo no puede dejar escapar este tipo de museos. Considero que el arte contemporáneo es lo que es. No os voy a negar que muchas veces me he preguntado qué tiene de "artístico" un vídeo en el que un hombre rompe jarrones. De todas formas, supongo que precisamente lo que confiere ese carácter artístico a este tipo de cosas es esa trasgresión o esa vuelta de tuerca que nos hace plantearnos lo que tenemos delante. Pues bien, hoy os hablaré un poco de lo que vimos Cecilia y yo en dicho museo. 




Actualmente se expone en el MuHKA una exposición del artista estadounidense Jimmie Durham titulada A Matter of Life, Death and Singing. Tengo que reconocer que , a pesar de que no sabía nada de este autor, la exposición me sorprendió gratamente. 

Jimmie Durham nació en 1940 y se formó en la Escuela de Bellas Artes de Génova. El propio Jimmie describe su obra como una reflexión acerca de cómo se comportan y piensan diversas sociedades. Su vida ha transcurrido entre Europa, Estados Unidos y México, lo cual hace que su arte integre elementos muy variados procedentes de diferentes culturas y ambientes. Su arte es muy visual y probablemente no deje indiferente a nadie. 

Probablemente su estancia en México la que llenó la mente del artista de ideas para crear las obras que forman la muestra Dead Animals and Other Spirits (os dejo aquí el catálogo de la exposición). Personalmente, fue la parte de la exposición que más me gusto, posiblemente dado mi interés en todo lo postcolonial y en la representación de otras culturas. 

En este caso, Jimmie nos sorprende tomando elementos de la naturaleza como conchas, plumas o cráneos e incluyéndolos en composiciones que mezclan lo natural con lo industrial. En en el caso de la fotografía de la izquierda, Tlhun Datsi muestra un cráneo decorado con plumas, pieles, conchas y cuchillas de sierra de distintos colores.  Tampoco pasan desapercibidos los motivos florales ni el mensaje de POLICE DEPT de la parte inferior. 


Otra obra que merece ser mencionada en esta entrada es La Malinche. Malinche fue un personaje muy importante en la historia de México. Malinche hablaba nahuatl, maya y acabó aprendiendo castellano, lo cual le ayudó a establecer relaciones con los colonizadores españoles. Una de las cosas que me sorprendió fue esa fusión de motivos indígenas con elementos occidentales como el bikini plateado que luce la figura. Al igual que muchas otras obras de la exposición, Durham no parece preocuparse por la simetría, sino por combinar distintos objetos y materiales para crear una unidad a partir de ese caos. 


Otra cosa que me ha gustado de la obra de este autor es esa interacción que logra crear entre el espectador y la obra mediante algo tan simple como la inclusión de espejos. Muchas de sus obras tienen espejos, y una de ellas incluía el mensaje "It could happen to you!". Recuerdo una obra que consistía en imágenes de un animal muerto con un espejo colocado justo al lado. Un espejo que apunta, cómo no, hacia el espectador. Imagino que intenta capturar la reacción del espectador a la obra en sí. 


Me gustaría finalizar esta entrada con una obra titulada "Sujetador de piedra para la Venus de Milo". Estoy seguro de que a mis amigas artemaníacas les sugiere muchas cosas. 






Podéis hacer clic aquí para ver toda la información sobre la exposición. 

Monday, May 28, 2012

liedjes van mijn Erasmus jaar

En un mes exactamente me tocará hacer las maletas y volver a España dejando todo esto atrás. Sin embargo, como no me apetecía hacer una entrada depresiva, he pensado que sería una buena idea hablaros de esas melodías que han acompañado a mi Erasmus. En esta entrada os hablaré de esas canciones que no han parado de sonar y que seguramente me traerán recuerdos cuando las escuche una vez que haya vuelto a España: 

Gotye ft. Kimbra - Somebody That I Used To Know. Esta canción lleva persiguiéndome desde principios de curso. Si os digo la verdad, no me apasiona bastante, y el videoclip es, como poco, extraño. Ahora bien, Kimbra ha sido uno de mis descubrimientos musicales de este año, aunque creo que Cecilia tiene algo que ver en esto. Ya estáis tardando en escuchar Settle Down, Cameo Lover o Good Intent. 

Martin Solveig & Dragonette - Hello y "Levels" de Avicii. Las pongo juntas porque son canciones electrónicas de esas que te ponen sin parar en Café D'Anvers y en cada pub de la ciudad. 

Sakis Rouvas - Parafora. Quien me conoce sabe que me encanta el pop griego y que Sakis forma mi querida tríada helena con Elena Paparizou y Anna Vissi. Destaco esta canción no solo porque fue el primer single del único álbum de Sakis que tengo, sino también porque fue la canción con la que Rouvas empezó el show en el Athinon Arena aquel recordado 10 de febrero. De todas maneras, cualquier canción griega que escuche ahora me devuelve a mi viaje por Atenas y a esos paseos en coche con el bouzouki de fondo...

Beyoncé - (Run the World) Girls. Por todos esos momentos de darlo todo en Café D'Anvers y en las fiestas universitarias. 

Lana del Rey - Video Games. Esta canción me ha dado muchísimo juego este año. Desde bailarla por el Carrefour a hacer adaptaciones flamencas de la letra en la lavandería. Sé que te guhtan lah shikah malah, jaaani ¿Eh verdá? 

Belle Perez - El mundo está bailando. Según tengo entendido, esta señorita tiene ascendencia española pero ha vivido en Bélgica siempre. Se dedica a hacer canciones con sabor latino y arte español en español que proyectan una imagen de "lo español" que luego acaba siendo parodiada por humoristas belgas como Els de Schepper. He aquí los temas principales de sus canciones: enamorada boom boom, baila mi corazón, la brisa de verano te aliviará y te refrescará, que viva la vida y el amor. 

Marina and the Diamonds - Are You Satisfied? Pongo esta canción de Marina porque es una de mis favoritas, pero cualquier canción de esta mujer merece la pena. Tiene una voz única y que, por mucho que lo intente, nunca estará a mi alcance. 

Gossip - Move in the Right Direction. Otro de mis descubrimientos musicales de este año. Había oído hablar bastante de Beth Ditto, pero nunca me había parado a escuchar su música. Si no conocéis a este grupo, deberíais escucharlos. 

Dragonette - Can't Stop. We're not gonna change the world, we're gonna rock it! Nada más que decir. 

Samson en Gert - Naar de Maan. Este señor básicamente canta canciones para niños con su perro de peluche y se ha hecho de oro con la bromita. "Wij gaan naar de maan" es la primera canción que escuché de este señor y, sinceramente, no he escuchado muchas más, lo cual no quiere decir que no me parezcan adecuadas para su público. 

Coldplay - Paradise. And dream of para-para-paradise every time she closed her eyes... 

Por último, pero no por ello menos importante, me gustaría hacer mención a Euphoria de Loreen :P Como buen eurofan, no podía olvidarla... 

Bueno, eso es todo por hoy. Estoy seguro de que hay muchísimas más canciones que podría incluir pero en estos momentos no se me ocurren. Si veo que pienso en alguna otra, siempre puedo introducir pequeños cambios en la entrada (:P) ¡Nos vemos!

Saturday, May 26, 2012

Bij Albert Heijn

El pasado 10 de mayo se inauguró un nuevo supermercado en la zona de Groenplaats en Amberes. No tendría nada de especial si no fuera porque es el primer supermercado de esta cadena en toda Bélgica. Una vez más, cómo no, Amberes tiene el primer Albert Heijn igual que tiene el único Forever 21 del país. 


Para que os hagáis una idea, el Albert Heijn es el Mercadona de Holanda. Muchos de mis compañeros de clase belgas me comentaban que lo visitaban siempre que iban a Holanda, bien para comprar cosas típicas del país o simplemente por lo baratísimo que era. Como os podréis imaginar, estando de Erasmus no es que vivamos en la abundancia, así que cualquier cosa que se dé a conocer como barata y similares resulta como poco atractiva. 

Con esa idea en mente me dispuse a ir al supermercado el día que abrió. Misión imposible. Creo que en mi vida había visto unas colas tan largas en un supermercado (parecía aquello la cola para entrar en el Salón del Manga en La Farga). Hoy me apeteció volver a intentarlo, y debo decir que en esta ocasión la misión fue todo un éxito.

Precio total: 5,75 € 
¿Barato? Sí, aunque hay de todo. Después de todo el tiempo que llevo aquí, soy un poco como los señores mayores que compran ciertos productos en un súper y van a otro a comprar otros. De hecho, hoy me recorrí el Delhaize, el Carrefour y mi última parada fue el Albert Heijn. 

Como sé que hay gente a la que le preocupa mi alimentación, aquí tenéis una foto de lo que me llevé del Albert Heijn. Lechuga, pechuga de pollo, aliño de yogur para ensaladas y un yogur de limón de medio kilo que está tan bueno que no sé el tiempo que durará... 

Para terminar, me gustaría contaros una anécdota de mi experiencia en el supermercado.  Hay ciertas cosas que ocurren en cualquier país. Siempre habrá gente que quiera pasar delante tuyo con toda su cara, o cajeras que te cobran más productos de los que has comprado.  A mí me pasó esto último, y fue entonces cuando saqué mi neerlandés megabásico a relucir: "Sorry maar ik heb alleen EEN gekocht, he! Kunt u de tweede annuleren, alstublieft?". No sé cómo se lo tomó la cajera, sobre todo porque cuando se lo dije ya lo estaba anulando. 

Qué maja ella con su acento holandés. Sí, los holandeses en Bélgica son de lo más común. De hecho, conozco a bastante gente belga que tiene novio o novia de Holanda. Pero de esos asuntos ya hablaré en otra entrada :P 

Nos vemos! Tot ziens!

:)

Friday, May 25, 2012

mijn laatste bachelor les EVER!

Hoy he tenido una clase de métodos de análisis literario que ha sido especial por varias razones. Aparte de ser la última clase de mi Erasmus por tierras belgas, es la última clase de mi carrera. 

Ante esta situación me imagino que es normal que a uno le entre la melancolía y el sentimentalismo y que se le pasen por la cabeza cosas como "es la última vez que me sentaré en esta silla" o "es la última clase que tengo con esta gente". Parece que fue ayer cuando llegué a Amberes sin saber muy bien qué venia a hacer ni a quién iba a conocer. Lo malo de todo esto es que, cuando ya empiezas a tener "tu sitio", tienes que irte. La vida es así, qué le vamos a hacer. 

Aparte de esto, esta clase ha sido la última clase de mi carrera, o lo que es lo mismo, mi última clase como alumno de licenciatura. Esta clase apunta al final de un viaje que comenzó allá por 2007 cuando, después de sacar la Prueba de Acceso a la Universidad, me decidí a pisar el Campus de Humanidades para iniciar mis estudios de Filología Inglesa. Tuve que enfrentarme a muchas a muchos juicios de valor infundados sobre el futuro que me proporcionaría esta carrera. Muchas de esas supuestas recomendaciones aún resuenan en mi cabeza en la actualidad. Creo que nunca olvidaré esa vocecita de cierta persona que me decía que "malgastaría mi cerebro estudiando algo que no valdría para nada" y que "podría aprender inglés mientras me convierto en médico". No obstante, los dimes y diretes me los dejo para otra entrada quizá. 

Pero bueno, aquí estoy, cinco años después, en otro país y con varios idiomas más a mi disposición. Aquí estoy, con el pelo de dos colores y con una mentalidad radicalmente diferente a cuando empecé, con ganas de aprender y de ver qué me depara el futuro. 

Sin embargo, por mucho que me emocione por mi futuro, debo subrayar que aún me quedan varios exámenes para poder tirar mi sombrerito con borla invisible al aire. Con esto quiero deciros que os preparéis para otra entrada melodramática y existencial dentro de unas semanas. 

Gracias por leer :)


Ah! Como ahora se acerca el periodo de exámenes, no quiero finalizar esta entrada sin desear muchísima suerte a los belgas y holandeses que me han aguantado en bastantes ocasiones: 


Veel succes! Katia, Nick, Julie, Ruben, Esther, Joyce, Liselotte, Britt, Jolien, Maxime, Thomas, Seppe, Steff, Kimberley, Sophie, Marie, Catherine, Karolien, Caroline H, Caroline B, Noémi, Triana, Ming, Sarah, Pauline, Mieke, Yasmine, Philippe, Jorden, Jessica, Lies... Ja, ik zal zeker iemand vergeten :S En ja, mijn Spaanse bachelor duurt vijf jaren, jongens :P amaaaaaai

Wednesday, May 23, 2012

mijn examens...

En un mes y cinco días tengo que abandonar este país (muy a mi pesar). En estos momentos, me toca hincar los codos como si no hubiera un mañana y hacer los seis exámenes que me separan de mi título de licenciado. Os dejo mi calendario de exámenes para que os hagáis una idea de lo que me espera:


24 de mayo: Tecnologías de la traducción (Workbench + SDL Trados Studio 2011)
30 de mayo: Traducción audiovisual.
31 de mayo: Localización de páginas web.


18 de junio: Lingüística española III y Métodos de análisis literario.
19 de junio: Lingüística inglesa.


Por lo menos tengo dos semanas entre la primera tanda de exámenes y la segunda. Añadamos a eso los portfolios de traducción y ya tenéis un periodo de exámenes de lo más entretenido.


Tan solo me queda decir:

¿Estresarse?



Deseadme suerte.

Wednesday, May 9, 2012

technische problemen

Señoras y señores, llevo unas dos semanas sin Internet en mi casa. Mi portátil, tras un sinfín de formateos y restaurar sistema, ha decidido abandonarme en el peor momento: estando de Erasmus. De ahí que no pueda publicar fotos y cosas fantabulosas en este blog. Espero que mi ordenador llegue pronto... Hasta entonces, tan solo me queda gorronear conexión en la universidad...

Tuesday, April 24, 2012

organización

Después de ocho meses en este país, he llegado a la conclusión de que necesito ser absolutamente inflexible con mis horarios. Ahí queda eso. 

Saturday, April 21, 2012

Brugge

Uno de los muchos canales de la ciudad.
Esta es una de las entradas que poco a poco fui dejando de lado, ya fuera por falta de tiempo o de ganas. Sin embargo, hoy vengo a contaros algunas cosillas sobre una ciudad muy bonita: Brujas, también conocida como "la Venecia del norte". Como no he estado en Venecia, no puedo deciros con exactitud si ambas ciudades son comparables. De todos modos, lo que está claro es que en Brujas veréis canales a montones. Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, lo cual hace de esta ciudad una parada obligada en un viaje por estas tierras. 

En primer lugar, me gustaría aclarar una cosa sobre el nombre de la ciudad: Brujas. Muchas veces me han preguntado qué relación existía entre el nombre de la ciudad y las brujas. La respuesta es "absolutamente ninguna". El nombre neerlandés de la ciudad, Brugge, viene de la palabra neerlandesa brug, que significa "puente". Un nombre más que apropiado para una ciudad en la que tales elementos arquitectónicos abundan. Asímismo, la supuestamente fiable Wikipedia alude al término Bryygia, procedente del antiguo noruego, y que posee un significado más que similar". 

Brujas, situada en la parte occidental de Flandes, es una ciudad de unos 115.000 habitantes y, como ya dije antes, repleta de canales, puentes y casitas que hacen que parezca una ciudad de cuento. Hasta el momento tan solo he ido una vez, pero espero volver a pasarme por allí antes de irme a España. Ese único viaje que realicé a esta ciudad tuvo lugar en septiembre, por lo que tendré que hacer un esfuerzo sobrehumano para acordarme de lo que más me impresionó de esa ciudad. 

Una de las cosas que más me gustó de una ciudad como Brujas es ese aire de pueblo de cuento que tiene. Si venís a tierras flamencas, no es nada raro ver ciudades asfaltadas en piedra, casitas de ladrillo, algún que otro tejado de pizarra, vírgenes en las esquinas de los edificios y muchos otros elementos que nos alejan de esas ideas de ciudades grises del norte. Brujas, como Sevilla, tiene un color especial por decirlo de algún modo. 

Una vista de esas que te dejan sin palabras. 
No sé si sabíais que me dan un miedo horroroso las alturas. Pues bien, aun así cada vez que tengo la posibilidad de contemplar maravillosas vistas intento tragarme mi miedo. Y gracias a eso tengo fotos como la que tenéis aquí a la derecha. 

Tras unas escaleras de caracol interminables y súper estrechas y algún que otro tropezón, mis compañeros y yo conseguimos llegar a lo alto del campanario de Brujas para ver toda la ciudad desde allí. Recuerdo que sacamos bastantes fotos dentro del campanario. Sí, fotos de esas que son maravillosas sobre todo cuando te das cuenta de que las has sacado todas a contraluz. Sí, fotos de esas que todos hemos sacado alguna vez. 

Bueno, pues esto ha sido todo por hoy. Hasta el momento tan solo he ido a Brujas una vez, pero espero pasarme antes de volver definitivamente a España. Me voy pero no sin antes mandar un saludo a mis compañeros de viaje. 

No tengo mis fotos en este ordenador, por lo que tuve que subir la primera foto que encontré en mi FB.

Nos vemos :)

Friday, April 20, 2012

Amai, es un día loco!

¡Buenas! Hoy os escribo desde la facultad. Lo primero que quiero deciros es que, como muchos otros días, he fracasado en mi intento por levantarme temprano y hacer de este viernes un día digno de recordar en cuanto a productividad. Los viernes suelen ser muy tranquilos porque solo tengo una clase: mi querida clase de "Métodos de análisis literario". Esta clase es una especie de batiburrillo de muchas cosas que ya he hecho en mi facultad aunque con un profesor irlandés bastante entrañable.

En mi entrada anterior os insistía por activa y por pasiva sobre lo importante que era no cerrarse al grupito de españoles durante vuestro Erasmus. Pues bien, en esta entrada me gustaría hablar del español, esa bonita lengua con cientos de millones de hablantes en el mundo y que cada vez estudia más gente. Absténgase de debates sobre si el español desbancaría al inglés como lingua franca, gracias.

Los belgas, cómo no, no podrían ser menos. En esta entrada os contaré alguna que otra anécdota que ilustra lo que pasa cuando algunos flamencos usan nuestra lengua :)

Lo primero ocurrió en la oficina de correos, ese maravilloso lugar que por la razón que sea acabamos visitando muchísimo más de lo que habíamos pensado en un principio. Tras coger mi número como en la charcutería y esperar a que las veinte personas que tenía delante enviasen sus cosas, la pantalla mostró mi número. Me dirigí hacia el mostrador y saludé a la mujer con un "Goeiemiddag!" lleno de seguridad y confianza en mi mismo. "Ik zou graag deze brieven naar Spanje sturen, en ik wil ook een bericht van ontvangst". Vamos, lo que viene siendo decir que quieres mandar las cartas a España con acuse de recibo. La señora me atendió amablemente hasta que, de repente, varias personas empezaron a requerir sus servicios, lo cual hizo que ella se estresase más de lo debido y acabase levantándose de su silla y profiriendo un grito de lo más cómico: "Amai, es un día loco!". Para los que no lo sepan, "Amai" es una interjección flamenca que denota sorpresa o asombro. Imaginaos mi cara.

Otro día en el Carrefour estaba yo con mi querida Cecilia y una cajera de inagotable energía quería cobrarnos inmediatamente al vernos pasar por la línea de cajas. Aún no hemos terminado, wij zijn nog niet klaar, no nos metas prisa, señora y cosas por el estilo. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos cobró en español y se despidió de nosotros con un "Muchas gracias. Hasta la próxima" perfectamente articulado.

Finalmente, me gustaría hablar de cuando fui a la oficina de inmigración para informarme de lo que tenía que hacer si quería quedarme en Bélgica. Lo que más me sorprendió fue que me preguntasen en qué idioma quería hablar y que me buscasen alguien que hablase español. Por mi experiencia en España, diría que hacer que todos los funcionarios hablasen un idioma bien sería, nunca mejor dicho, como poner una pica en Flandes. Ahora bien, aunque el español de esta mujer era bastante decente, no pude evitar reparar en otra interjección genuinamente flamenca que repetía con asiduidad: "alleeee". "Si quieres quedarte en Bélgica tienes que, alle, hacer esto y alle". Para que os hagáis una idea, ese omnipresente "alleeee" (/alé/) es como el "like" empleado en inglés contextos que no se corresponden con su función comparativa habitual.

Aquí termina la entrada de hoy. Espero que os haya gustado. ¡Nos vemos!

Thursday, April 19, 2012

De Erasmus ervaring


Antes de nada, debo admitir que desatender el blog de esta manera no tiene perdón. Ha pasado más de un mes y yo sin dar señales de vida. Por eso hoy, después de tanto tiempo, vuelvo a publicar. Absténganse de hacer referencias a cierto cantante asturiano cuya producción artística presenta elementos andaluces y hablan de fumar un pito a pachas y cosas por el estilo. Vale, Rubén, deja la cafeína.

Como ya dijo Horacio en su día, "tempus fugit". Es algo que siempre decimos y que ha pasado a formar parte de nuestra cultura y nuestra filosofía de vida. El tiempo pasa, y estando de Erasmus pasa el doble de rápido. Seguro que si has estado de Erasmus entiendes de qué te estoy hablando. Si, por el contrario, no has ido de Erasmus o estás planeando irte, simplemente te lo dejo caer: tu Erasmus pasará rapidísimo.

De todos modos, no me gustaría convertir esta entrada en una reflexión teñida de nostalgia y melancolía. Creo que es mucho más apropiado en estos momentos que os cuente cómo me ha ido la vida todo este tiempo. Tengo bastantes cosas que contaros y, de momento, os contaré dos.

Lo primero que quiero contaros es que a veces, por muy extraño que parezca, me siento como si mi español se hubiera anquilosado. En palabras de Esperanza Gracia, diríamos que es algo que "me preocupa, me atormenta y me perturba". Sí, señores. Es una fuente ingente de desazón hasta el punto que a veces me planteo hacer yo cursos de E/LE en vez de plantearme impartirlos. Quizá esté exagerando un poco, pero lo que es cierto es que muchas veces mi español se resiente por culpa de una exposición tan prolongada e intensa a la lengua inglesa. Quien estudie filología inglesa me entenderá perfectamente. Después de tanto pensar en inglés llega un momento en el que dudas hasta de ti mismo. De todas modas, esta leve atrición lingüística que parezco sufrir no es nada que no se remedie con unas buenas lecturas y bastante escritura académica.

Reflexiones lingüísticas aparte, me gustaría retomar el tema de mi Erasmus. No me creo que me quede tan solo un mes de clase. Estar aquí ha sido toda una experiencia. Una experiencia de lo más gratificante y edificante no solo en el terreno académico, sino también como parte de "la escuela de la vida" a la que aludía Emerson en "The American Scholar" ("Life is our dictionary" es algo que intento tener presente en todo momento). Si hay algo que siempre he tenido ha sido una fuerte determinación por hacer lo que me gusta en cada momento. Cuando me decidí a irme de Erasmus, lo hice para explorar un campo del que conocía más bien poco: la traducción. Estoy aprendiendo muchísimas cosas aquí y, por encima de todo, todo esto me está ayudando en mi toma de decisiones con respecto a mi futuro profesional.

En los últimos días me han llegado varios mensajes de estudiantes de mi universidad a los que ya les han adjudicado sus destinos Erasmus. El denominador común de todos ellos es el miedo a lo desconocido. Si hay algo que abunda es la desinformación y, por mucho decálogo que publique la universidad, cada Erasmus es un mundo. "Para gustos, Erasmus", diría yo.

Si bien no puedo evitar fruncir el ceño y poner cara de viejo cascarrabias cuando oigo cosas del tipo "me dan igual mis asignaturas porque no voy a estudiar" o "me da igual adónde me lleven porque puedo estar de fiesta en todos lados", debo decir que cada persona es libre de elegir qué hace con su Erasmus. Yo no soy la persona más fiestera del mundo, pero no por ello me voy a poner a lanzar invectivas en contra de "los jóvenes de hoy en día que van de Orgasmus". Si para ellos está bien, para mí también. De todos modos, considero que es absolutamente posible encontrar un equilibrio entre la fiesta constante y el encierro.

Eso sí, a todos los que estáis planeando vuestro Erasmus para el próximo curso os digo una cosa: no os cerréis a vuestro grupito de españoles. Sé que es difícil conocer locales y que siempre tendemos a gravitar hacia gente de nuestro propio país porque se supone que nos hacen sentirnos más seguros cuando hay problemas y todo eso. No obstante, es importante recordar que el Erasmus está para conocer culturas nuevas. Qué queréis que os diga, irse de España para recrear España en otro país me parece una soberana pérdida de tiempo (y dinero). Además, ¿preferiríais una "all-Spanish party" a una fiesta internacional y multicultural? Yo creo que no. Y si decís que sí, me parece totalmente lícito aunque no esté de acuerdo.

Hablad inglés por mucho que os cueste, hablad con los locales (si son bordes pensad que los veréis solo durante ese año :P), si podéis intentad chapurrear en la lengua local, perdeos por las ciudades, salid, comed, bebed (todos de él... *off-topic*), cantad, bailad y, sobre todo, disfrutadlo.

El Erasmus solo se vive una vez a no ser que pidáis segunda estancia. Pero eso ya es otra historia.

Si tenéis alguna pregunta no dudéis en hacerla.

Nos vemos :)

x

Wednesday, March 7, 2012

Tuesday, March 6, 2012

MAS part II


La foto que tenéis a la izquierda es es típica foto que todos nos hemos hecho alguna vez por aburrimiento. Esa foto en la que uno aparece caminando por cierta calle de cierto lugar con cara de interesante. Vale, sobran los comentarios.
Hoy decidí perderme por las calles de Amberes después de comer (o sea, a eso de la una) y, en esta entrada, os contaré el recorrido. Quien me conoce sabe que tiendo a caminar bastante rápido y, naturalmente, aquí en Amberes no podía ser menos. Según Google Maps (enlace aquí), me recorrí unos tres kilómetros a pie desde la zona norte de la ciudad hasta Het Zuid, zona del sur de Amberes que está repleta de museos y parques.

Sí, señores: he vuelto al MAS (click aquí si queréis leer mis primeras impresiones sobre dicho museo). Pero esta vez volví armado de cuaderno y bolígrafo para intentar recabar información medianamente interesante para vosotros y para mis compañeras artemaníacas de MILANCREW (@milancampus). Como ya os comenté en mi entrada sobre el MAS, tiene unos fondos tan amplios que sería materialmente imposible explicaros absolutamente todo. Además, siendo sinceros, no creo que os apetezca leer enumeraciones infinitas de objetos que os resulten absolutamente ajenos. Por esa misma razón, compartiré con vosotros los highlights de mi visita al MAS de hoy. Disculpen ese desvergonzado uso de una palabra en inglés, pero lo hago porque suena más trendy :P


1. Of hoe kunst geen luxe is, en dat nooit is geweest. Kunst zoekt antwoorden
op levensvragen. El arte no es un lujo ni lo ha sido nunca. El arte busca respuestas a las preguntas que plantea la vida. El arte como algo etiológico y cosas de esas. Así comenzó mi recorrido por el MAS: en la exposición sobre la historia de la imagen. Un interesante recorrido por la historia de las artes plásticas amberinas desde los primitivos flamencos hasta los autores contemporáneos más transgesores. En pocas palabras, esta exposición es un caos, un caos ordenado si cabe.


Rubens está presente de principio a fin. Bustos de mármol, colecciones numismáticas y obras que no me dejaron otra opción que desear por un momento ser crítico de arte para intentar comprenderlas pueblan la primera planta del museo. De sala en sala, vas descubriendo iconografía religiosa y, cuando vas por la quinta Madonna con querubín (apréciese a la derecha la Madonna de Fouquet con su generoso busto que hace plantearse si había implantes PiP en aquella época), te apetece tomarte un respiro. Esto es un poco lo que me pasó en el Museo Bizantino en Atenas. O al menos lo parecía hasta que descubrí una de mis salas favoritas: la sala roja.

2. Kamers en kasten vol wonderen. Habitaciones y cajones llenos de maravillas. Así se llamaba la exposición de la habitación roja. Cada vez que leo o escucho habitación roja me vienen dos cosas a la cabeza: Jane Eyre y Matisse. Creo que con esto ya queda meridianamente claro que soy un filólogo interesado por el arte. En esta sala te encuentras desde lienzos de Antoon Van Dyck, Peter Brueghel el Viejo o de mi querido Quintín Massys (mis compañeros de traducción de francés lo adorarán seguro :P) hasta una pintura de James Ensor, expresionista belga propenso a retratar naturalezas muertas pobladas de máscaras y figuras de porcelana por el negocio familiar. Lo más destacado fue la reacción de los niños que estaban haciendo una especie de gymkana en el MAS cuando empecé a tomar notas y a sacar fotos a las cosas cual japonés.

3. De Spaanse Furie van 1576. En Holanda, Bélgica y Luxemburgo se conoce al saqueo de Amberes por parte de los españoles en 1576 como << la Furia Española>>. Creo que tan sólo basta el link de wikipedia y la siguiente pintura para imaginarse la escala del ataque.

4. El fail del día. Quinta y sexta plantas cerradas por reformas.

5. El amago de accidente en la séptima planta. Sólo voy a deciros que Rubén no sabe moverse en la oscuridad y casi se come una pared. Ahí queda eso. WHY ME?

6. Hematocritiqueando: Si no conocéis al Hematocrítico de arte a estas alturas es que lleváis meses viviendo en la caverna y necesitáis salir al mundo exterior. Una imagen vale más que mil palabras.

Creo que ha sido suficiente por hoy. Sin embargo, no me gustaría terminar esta entrada sin mandar un saludo a mis chicas de MILANCAMPUS. Aquí os dejo el mensaje que colgué en el museo.

Tot de volgende keer :)

Wednesday, February 29, 2012

mijn reis naar Griekenland


Esta entrada es especial por dos razones. En primer lugar, os hablaré de un país distinto a Bélgica. En segundo lugar, os voy a hablar de algo que había querido hacer desde que empecé el bachillerato. Siempre me habían dicho que "todo llegaba en la vida" y, en este caso, finalmente llegó.

Allá por enero compré los billetes para irme a Atenas a visitar a ciertas personas con las que pasé momentos memorables en Oviedo: desde nuestros intercambios griego-español hasta nuestras fiestas en las que no faltaba el ouzo ni la música de Helena Paparizou. Nunca olvidaré aquel día en la facultad en el que, al oír a gente hablando en griego, me armé de valor y me lancé a hablar con ellas en griego. Sorprendidísimas, me dieron su Facebook y hasta el día de hoy.

A principios de febrero me fui rumbo a Atenas. El viaje en avión, tanto la ida como la vuelta, fueron de diez: puntualidad, buenos horarios y un trato genial. A las tres horas estaba en el aeropuerto Eleftherios Venizelos (algo se muere en el alma cuando tengo que escribir en griego con caracteres latinos). Para que os hagáis una idea de lo rápido que fue todo, básicamente llegué a las cuatro y diez al aeropuerto, a y veinte tenía mi maleta y cinco minutos después ya estaba en el autobús hacia la casa de una de mis amigas.

Como hay muchas cosas de Atenas que tranquilamente podrías buscar en Google y obtener casi la misma información que la que yo os podría dar, pienso que es mejor que os dé mi particular visión de los griegos y de la capital helena.

Antes de nada, debo decir que me trataron genial. Los griegos ya son de por sí bastante sociables y hospitalarios, pero aquí la cosa ya alcanzó límites insospechados. La foto que tenéis a la izquierda es la estampa que me dio la bienvenida a casa de una amiga mía. Y eso que ella me había dicho que su madre había preparado "algo de comer". Tras haber estado una semana en Atenas, debo decir que no hay una sola cosa que no me guste. Y, para que veáis que he probado muchísimas cosas, os diré los nombres de algunas cosas que he probado y lo googleáis: tzatziki, xoriatiki salata, feta, anthotiro, kalamakia, melomakarona, kourabies, spanakopita, tiropita, fazoliada, fakoi, fava, mousssaka...

Otra cosa que no falta en la cultura griega es el café (elinikó naturalmente). En mi semana en Grecia bebí tanto café como nunca había bebido en mi vida. Y aquí está la prueba:
Feel like a Greek man sippin' on his frappé.

Atenas es una ciudad que irradia arte y, precisamente por esta razón, es una parada obligada para todo estudiante de humanidades o para todo el que tenga un mínimo interés cultural o artístico. Aparte del museo de la Acrópolis, me pasé por el museo de arte cicládico y por el museo bizantino. A este último fui con mi amiga estudiante de arqueología que, muy maja ella, me explicó la historia de las obras en griego. Sinceramente, nunca pensé que comprendería ese tipo de explicaciones en un idioma como el griego. Ánforas aquí, ánforas allá, figuritas aquí, cerámica de figuras negras o rojas, frescos, esculturas, marmóreas figuras, trabajo de la anatomía, realismo, protoexpresionismo helenístico y todo ese tipo de cosas de pseudocrítico de arte se me pasaban por la cabeza al contemplar las obras. Maravilloso.

Hasta aquí, me he referido al idioma en varias ocasiones. En efecto, hablar el idioma ayuda muchísimo a explorar una ciudad o un país. Nunca se me olvidará la cara con la que me miraban algunos griegos cuando les decía que no era griego. Supongo que no soy una persona que se lo tenga muy creído, pero debo decir que me sorprendió muchísimo que me dijesen que hablaba griego como si hubiese estado viviendo en Grecia. Ese tipo de cosas son las que me animan a seguir aprendiendo.

Bueno, creo que por hoy habéis tenido bastante. Es probable que hable de más cosas sobre Grecia en otras entradas, así que estad atentos (quienquiera que lea este blog).

Quién me iba a decir a mí que acabaría yendo a Grecia y viviendo la cultura griega en toda su esencia...
Μαργαρίτα, Παρασκευή, Ειρήνη, Αμαλία, Φάνη
Μου λείπετε κιόλας! Θα τα πούμε στα νησιά!

Thursday, February 23, 2012

mademoiselle moustache


En una ciudad como Amberes, es normal sentirse arrastrado hacia los edificios típicos o los grandes museos llenos de obras maravillosas. Sin embargo, a veces la belleza está en las pequeñas cosas, en esos pequeños detalles o lugares que a veces pasan desapercibidos. Y uno de esos pequeños lugares es Mademoiselle Moustache.

Mademoiselle Moustache es una cafetería de lo más acogedora que está situada en la calle Paardenmaarkt, una calle que probablemente todos los Erasmus conocemos o bien porque pasamos por ella de camino a Café D'Anvers. A mí me llevó una compañera de clase belga porque, según ella, era un sitio "muy bonito que tenía cafés muy buenos".

Efectivamente, Marlies tenía razón: me ha gustado mucho el sitio. Tienen una gran variedad de cafés y chocolates con nombres de lo más originales. Cuando fui con Marlies, probé un Iced Moccachino y me gustó bastante. La próxima vez que vaya creo que probaré el "Super Mario".

Mademoiselle Moustache es un tipo de cafetería que no he visto nunca en España o, al menos, en mi región. Abundan las tabernas irlandesas, las grandes cafeterías, pero escasean estas pequeñas cafeterías con un aire de pueblo. Vale, si quieres un "aire de pueblo" también podrías ir a los típicos bares en los que señores de avanzada edad juegan a la brisca, al tute, al mus o comentan el clásico según el día de la semana. Esto, señores, NO ES LO MISMO de ninguna manera.

En esta cafetería parece que se cuidan bastante los detalles. Tienen sus tazas propias con bigotito incluido. Es una pena que me olvidase la cámara, pero no os preocupéis porque la próxima vez habrá fotos. Aparte de las tazas, la camarera hace bonitos dibujos con esmero en tu café. Sé que estoy rozando lo cursi en estos momentos, pero debo destacar esos pequeños detalles que seguramente enganchan a la clientela.

En resumen, Mademoiselle Moustache es un lugar por el que merece la pena pasarse.

*Imágenes: Página de Facebook de Mademoiselle Moustache.

Sunday, February 19, 2012

blok (tegen de klok?)

Blok es una palabra en neerlandés que designa el periodo de exámenes; blokken es un verbo que hace referencia a la actividad de intentar meter en tu cabeza páginas y páginas de teorías, juicios y tribulaciones con la mayor eficacia posible. Vamos, lo que viene siendo estudiar o empollar. Dejo a elección del lector la preferencia de uno de los dos verbos.

Blok tegen de klok es el título de un recorte del periódico gratuito Metro que lleva pegado en mi habitación desde el pasado mes de enero. Tegen de klok, contra el reloj, a contrarreloj. El estrés es algo habitual en épocas de exámenes y, por supuesto, ni estando de Erasmus te abandona.

Como no supe las fechas de mis exámenes hasta una semana antes de Navidades, me vi obligado a volver a tierras flamencas hacia el 4 de enero, ergo quedándome sin mi noche de Reyes aunque no por ello sin roscón, ya que mi madre se ocupó de que no faltase el preciado dulce antes de volver aquí.

Los dos exámenes que hice fueron genial. No sé vosotros, pero yo, a pesar de que ya llevo algo más de cuatro años en la universidad, siempre me pongo nervioso antes de los exámenes. No estoy diciendo que me ponga nervioso como la gente que empieza a proferir gritos de desesperación cual plañidera rezando a los dioses para que la erudición baje del cielo por ciencia infusa en forma de bolígrafo. Ni tampoco soy de esa gente que, de una manera bastante cínica, llora y lamenta que no han estudiado nada, afirmando por activa y por pasiva que van a suspender para finalmente acabar sacando un sobresaliente. Sólamente hablo de un ligero nerviosismo probablemente motivado por el eterno miedo al fracaso.

Si hay algo que mis años en la universidad me han enseñado es a pensar que lo hecho está hecho (por favor absténgase de referencias a letras de Shakira). Cada vez que hago un examen, en cuanto llego a casa guardo absolutamente todo lo relacionado con esa asignatura y me pongo a pensar en lo siguiente. No merece la pena agobiarse a causa de los errores cometidos o de las cosas que hemos olvidado. Alea iacta est.

Creo que por hoy ya he escrito suficiente. Espero que vuestros exámenes hayan salido estupendamente.

Tot ziens!!

Saturday, February 18, 2012

ik ben eindelijk terug.

Tras un largo periodo de inactividad, por fin he vuelto para contaros muchas cosas. En primer lugar, debo decir que no creo que me baste una sola entrada para contar todo lo que he hecho en estas semanas. Aún así, creo que sé por donde debería empezar: la vuelta a casa.

Allá por diciembre, me sentí el protagonista del anuncio de El Almendro, volviendo a casa por Navidad, de vuelta a mi hogar para celebrar Nochebuena y que viva la felicidad y todo eso. Aparentemente, los míos debieron de verme muy delgado. Lo digo básicamente porque durante mi estancia no hice más que comer todas las cosas ricas que me habían preparado, así como todas las cosas ricas que echaba de menos en Bélgica.

Poco me imaginaba yo que, nada más pisar suelo español, mi vida iba a adoptar un ritmo tan absolutamente frenético. Fueron unos días maravillosos cargados de helados, fabada de mamá y de la abuela, turrones, polvorones, mazapanes, peladillas y todo tipo de dulces navideños. Comilonas y más comilonas.

Y entre comilona y comilona, reencuentros y ensayos. Sí, habéis leído bien, ensayos. Fui a ensayos para actuar el día 30 de diciembre en el festival de Navidad de mi academ
ia de danza y, en momentos como ese, te das cuenta de lo mucho que te falta la danza (y la gente con la que danzas). No veo la hora de volver a pisar un escenario aunque sea por unos momentos :D

Mi Nochevieja fue de lo más singular. Por primera vez en mi vida, me fui de casa rural con unos amigos y lo pasamos genial. Los vídeos que publiqué en mi canal de YouTube dan fe de eso. Supongo que no hace falta que os dé un análisis exhaustivo de lo que aconteció esa noche. Dejémoslo en un "hoy comamos y bebamos, y cantemos y bailemos", ¿de acuerdo? Un besazo para Luz, Miki, Ana, Carla y Javi.


No quiero concluir esta entrada sin mencionar a mi grupo de filólogos/traductores/físicos con los que pasé una noche como poco particular. Particular en el sentido de que salimos de fiesta un lunes (creo que era lunes o jueves, no me hagáis mucho caso) así porque sí. Una noche en la que prácticamente ningún bar estaba abierto y al final de la cual acabamos desayunando en una cafetería a las 6 y media de la mañana. De todos modos, a pesar de vuestra/nuestra falta de organización, sabéis que os quiero mucho. :P

Bueno, y hasta aquí mi entrada de hoy. Espero que os haya gustado. En la próxima creo que os hablaré del periodo de exámenes en este centro belga.

Tot de volgende keer! :D

Wednesday, January 18, 2012

exámenes

He abandonado este blog un poco pero espero volver pronto. Por el momento los exámenes me impiden disponer de cualquier tipo de actividad medianamente entretenida.