Pages

Wednesday, March 7, 2012

Tuesday, March 6, 2012

MAS part II


La foto que tenéis a la izquierda es es típica foto que todos nos hemos hecho alguna vez por aburrimiento. Esa foto en la que uno aparece caminando por cierta calle de cierto lugar con cara de interesante. Vale, sobran los comentarios.
Hoy decidí perderme por las calles de Amberes después de comer (o sea, a eso de la una) y, en esta entrada, os contaré el recorrido. Quien me conoce sabe que tiendo a caminar bastante rápido y, naturalmente, aquí en Amberes no podía ser menos. Según Google Maps (enlace aquí), me recorrí unos tres kilómetros a pie desde la zona norte de la ciudad hasta Het Zuid, zona del sur de Amberes que está repleta de museos y parques.

Sí, señores: he vuelto al MAS (click aquí si queréis leer mis primeras impresiones sobre dicho museo). Pero esta vez volví armado de cuaderno y bolígrafo para intentar recabar información medianamente interesante para vosotros y para mis compañeras artemaníacas de MILANCREW (@milancampus). Como ya os comenté en mi entrada sobre el MAS, tiene unos fondos tan amplios que sería materialmente imposible explicaros absolutamente todo. Además, siendo sinceros, no creo que os apetezca leer enumeraciones infinitas de objetos que os resulten absolutamente ajenos. Por esa misma razón, compartiré con vosotros los highlights de mi visita al MAS de hoy. Disculpen ese desvergonzado uso de una palabra en inglés, pero lo hago porque suena más trendy :P


1. Of hoe kunst geen luxe is, en dat nooit is geweest. Kunst zoekt antwoorden
op levensvragen. El arte no es un lujo ni lo ha sido nunca. El arte busca respuestas a las preguntas que plantea la vida. El arte como algo etiológico y cosas de esas. Así comenzó mi recorrido por el MAS: en la exposición sobre la historia de la imagen. Un interesante recorrido por la historia de las artes plásticas amberinas desde los primitivos flamencos hasta los autores contemporáneos más transgesores. En pocas palabras, esta exposición es un caos, un caos ordenado si cabe.


Rubens está presente de principio a fin. Bustos de mármol, colecciones numismáticas y obras que no me dejaron otra opción que desear por un momento ser crítico de arte para intentar comprenderlas pueblan la primera planta del museo. De sala en sala, vas descubriendo iconografía religiosa y, cuando vas por la quinta Madonna con querubín (apréciese a la derecha la Madonna de Fouquet con su generoso busto que hace plantearse si había implantes PiP en aquella época), te apetece tomarte un respiro. Esto es un poco lo que me pasó en el Museo Bizantino en Atenas. O al menos lo parecía hasta que descubrí una de mis salas favoritas: la sala roja.

2. Kamers en kasten vol wonderen. Habitaciones y cajones llenos de maravillas. Así se llamaba la exposición de la habitación roja. Cada vez que leo o escucho habitación roja me vienen dos cosas a la cabeza: Jane Eyre y Matisse. Creo que con esto ya queda meridianamente claro que soy un filólogo interesado por el arte. En esta sala te encuentras desde lienzos de Antoon Van Dyck, Peter Brueghel el Viejo o de mi querido Quintín Massys (mis compañeros de traducción de francés lo adorarán seguro :P) hasta una pintura de James Ensor, expresionista belga propenso a retratar naturalezas muertas pobladas de máscaras y figuras de porcelana por el negocio familiar. Lo más destacado fue la reacción de los niños que estaban haciendo una especie de gymkana en el MAS cuando empecé a tomar notas y a sacar fotos a las cosas cual japonés.

3. De Spaanse Furie van 1576. En Holanda, Bélgica y Luxemburgo se conoce al saqueo de Amberes por parte de los españoles en 1576 como << la Furia Española>>. Creo que tan sólo basta el link de wikipedia y la siguiente pintura para imaginarse la escala del ataque.

4. El fail del día. Quinta y sexta plantas cerradas por reformas.

5. El amago de accidente en la séptima planta. Sólo voy a deciros que Rubén no sabe moverse en la oscuridad y casi se come una pared. Ahí queda eso. WHY ME?

6. Hematocritiqueando: Si no conocéis al Hematocrítico de arte a estas alturas es que lleváis meses viviendo en la caverna y necesitáis salir al mundo exterior. Una imagen vale más que mil palabras.

Creo que ha sido suficiente por hoy. Sin embargo, no me gustaría terminar esta entrada sin mandar un saludo a mis chicas de MILANCAMPUS. Aquí os dejo el mensaje que colgué en el museo.

Tot de volgende keer :)