Pages

Friday, April 20, 2012

Amai, es un día loco!

¡Buenas! Hoy os escribo desde la facultad. Lo primero que quiero deciros es que, como muchos otros días, he fracasado en mi intento por levantarme temprano y hacer de este viernes un día digno de recordar en cuanto a productividad. Los viernes suelen ser muy tranquilos porque solo tengo una clase: mi querida clase de "Métodos de análisis literario". Esta clase es una especie de batiburrillo de muchas cosas que ya he hecho en mi facultad aunque con un profesor irlandés bastante entrañable.

En mi entrada anterior os insistía por activa y por pasiva sobre lo importante que era no cerrarse al grupito de españoles durante vuestro Erasmus. Pues bien, en esta entrada me gustaría hablar del español, esa bonita lengua con cientos de millones de hablantes en el mundo y que cada vez estudia más gente. Absténgase de debates sobre si el español desbancaría al inglés como lingua franca, gracias.

Los belgas, cómo no, no podrían ser menos. En esta entrada os contaré alguna que otra anécdota que ilustra lo que pasa cuando algunos flamencos usan nuestra lengua :)

Lo primero ocurrió en la oficina de correos, ese maravilloso lugar que por la razón que sea acabamos visitando muchísimo más de lo que habíamos pensado en un principio. Tras coger mi número como en la charcutería y esperar a que las veinte personas que tenía delante enviasen sus cosas, la pantalla mostró mi número. Me dirigí hacia el mostrador y saludé a la mujer con un "Goeiemiddag!" lleno de seguridad y confianza en mi mismo. "Ik zou graag deze brieven naar Spanje sturen, en ik wil ook een bericht van ontvangst". Vamos, lo que viene siendo decir que quieres mandar las cartas a España con acuse de recibo. La señora me atendió amablemente hasta que, de repente, varias personas empezaron a requerir sus servicios, lo cual hizo que ella se estresase más de lo debido y acabase levantándose de su silla y profiriendo un grito de lo más cómico: "Amai, es un día loco!". Para los que no lo sepan, "Amai" es una interjección flamenca que denota sorpresa o asombro. Imaginaos mi cara.

Otro día en el Carrefour estaba yo con mi querida Cecilia y una cajera de inagotable energía quería cobrarnos inmediatamente al vernos pasar por la línea de cajas. Aún no hemos terminado, wij zijn nog niet klaar, no nos metas prisa, señora y cosas por el estilo. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos cobró en español y se despidió de nosotros con un "Muchas gracias. Hasta la próxima" perfectamente articulado.

Finalmente, me gustaría hablar de cuando fui a la oficina de inmigración para informarme de lo que tenía que hacer si quería quedarme en Bélgica. Lo que más me sorprendió fue que me preguntasen en qué idioma quería hablar y que me buscasen alguien que hablase español. Por mi experiencia en España, diría que hacer que todos los funcionarios hablasen un idioma bien sería, nunca mejor dicho, como poner una pica en Flandes. Ahora bien, aunque el español de esta mujer era bastante decente, no pude evitar reparar en otra interjección genuinamente flamenca que repetía con asiduidad: "alleeee". "Si quieres quedarte en Bélgica tienes que, alle, hacer esto y alle". Para que os hagáis una idea, ese omnipresente "alleeee" (/alé/) es como el "like" empleado en inglés contextos que no se corresponden con su función comparativa habitual.

Aquí termina la entrada de hoy. Espero que os haya gustado. ¡Nos vemos!

No comments:

Post a Comment