Pages

Saturday, April 21, 2012

Brugge

Uno de los muchos canales de la ciudad.
Esta es una de las entradas que poco a poco fui dejando de lado, ya fuera por falta de tiempo o de ganas. Sin embargo, hoy vengo a contaros algunas cosillas sobre una ciudad muy bonita: Brujas, también conocida como "la Venecia del norte". Como no he estado en Venecia, no puedo deciros con exactitud si ambas ciudades son comparables. De todos modos, lo que está claro es que en Brujas veréis canales a montones. Su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, lo cual hace de esta ciudad una parada obligada en un viaje por estas tierras. 

En primer lugar, me gustaría aclarar una cosa sobre el nombre de la ciudad: Brujas. Muchas veces me han preguntado qué relación existía entre el nombre de la ciudad y las brujas. La respuesta es "absolutamente ninguna". El nombre neerlandés de la ciudad, Brugge, viene de la palabra neerlandesa brug, que significa "puente". Un nombre más que apropiado para una ciudad en la que tales elementos arquitectónicos abundan. Asímismo, la supuestamente fiable Wikipedia alude al término Bryygia, procedente del antiguo noruego, y que posee un significado más que similar". 

Brujas, situada en la parte occidental de Flandes, es una ciudad de unos 115.000 habitantes y, como ya dije antes, repleta de canales, puentes y casitas que hacen que parezca una ciudad de cuento. Hasta el momento tan solo he ido una vez, pero espero volver a pasarme por allí antes de irme a España. Ese único viaje que realicé a esta ciudad tuvo lugar en septiembre, por lo que tendré que hacer un esfuerzo sobrehumano para acordarme de lo que más me impresionó de esa ciudad. 

Una de las cosas que más me gustó de una ciudad como Brujas es ese aire de pueblo de cuento que tiene. Si venís a tierras flamencas, no es nada raro ver ciudades asfaltadas en piedra, casitas de ladrillo, algún que otro tejado de pizarra, vírgenes en las esquinas de los edificios y muchos otros elementos que nos alejan de esas ideas de ciudades grises del norte. Brujas, como Sevilla, tiene un color especial por decirlo de algún modo. 

Una vista de esas que te dejan sin palabras. 
No sé si sabíais que me dan un miedo horroroso las alturas. Pues bien, aun así cada vez que tengo la posibilidad de contemplar maravillosas vistas intento tragarme mi miedo. Y gracias a eso tengo fotos como la que tenéis aquí a la derecha. 

Tras unas escaleras de caracol interminables y súper estrechas y algún que otro tropezón, mis compañeros y yo conseguimos llegar a lo alto del campanario de Brujas para ver toda la ciudad desde allí. Recuerdo que sacamos bastantes fotos dentro del campanario. Sí, fotos de esas que son maravillosas sobre todo cuando te das cuenta de que las has sacado todas a contraluz. Sí, fotos de esas que todos hemos sacado alguna vez. 

Bueno, pues esto ha sido todo por hoy. Hasta el momento tan solo he ido a Brujas una vez, pero espero pasarme antes de volver definitivamente a España. Me voy pero no sin antes mandar un saludo a mis compañeros de viaje. 

No tengo mis fotos en este ordenador, por lo que tuve que subir la primera foto que encontré en mi FB.

Nos vemos :)

No comments:

Post a Comment