Pages

Tuesday, June 26, 2012

het einde is dichtbij

En dos días abandono este país y creo que ya es hora de cerrar de algún modo este blog con un balance de mi experiencia Erasmus. Eso sí, aunque diga ahora que "cierro" este blog, es probable que publique alguna que otra entrada con ciertas cosas que se me han quedado en el tintero y que, básicamente por culpa de la maldita procrastinación, nunca acabé publicando. Como sé que varias personas de entre los lectores de mi blog se irán de Erasmus dentro de unos meses, tan solo puedo deciros una cosa: disfrutadlo al máximo.

En mi caso, mi Erasmus ha sido algo particular. A pesar de que no me he pasado el año viajando a excepción de mi viaje a Atenas y de alguna escapada a ciudades vecinas, no me arrepiento para nada de ninguna de las cosas que han sucedido durante estos meses. Cada éxito supone una recompensa a mi esfuerzo durante estos años, y cada tropezón no es más que una lección.

Cuando decidí irme de Erasmus, lo hice básicamente por dos motivos: la independencia y la apertura de miras. Al llevar viviendo con mis padres desde que tengo uso de razón, necesitaba ver cómo me desenvolvía   por mi cuenta. Ya sabéis, cosas como ver cuántas tortillas se te queman antes de hacer una que sea medianamente comestible, cuántas veces se te pega el arroz, poner lavadoras y cosas por el estilo. Cosas del amo y señor de su casa que son imprescindibles para todo el mundo. En mi caso, probablemente por vagancia, cuando estaba con mis padres pasaba un poco de todo, aunque en esta ocasión no me quedó más remedio. Por otro lado, cuando hablo de apertura de miras, me refiero a esa idea de ver más allá de lo que tu país puede ofrecerte, a conocer otra cultura, sumergirte en ella y ver qué oportunidades tienes.

El pasado 1 de septiembre emprendí el rumbo hacia Amberes. Tras un viaje más que accidentado en el que me acompañaron Verónica y Maca (y que describí con todo lujo de detalle aquí), me vi en esta ciudad totalmente desconocida, rodeado de gente que hablaba una cosa rara que quería aprender pero que me costaba horrores. Poco a poco, todo se fue poniendo en su lugar y empecé a encontrar mi sitio en este país.
Ahora, diez meses después, regreso a España con un nuevo idioma en la cabeza que pienso seguir estudiando, un montón de experiencias inolvidables y gente maravillosa (belga y no belga).

Me ha costado lo mío poder llegar a este país y, si pudiera retroceder en el tiempo y volver a vivirlo, lo haría sin pensármelo dos veces. Vivir en otro país te cambia la mentalidad, aunque, según dicen, en ocasiones tiene efectos secundarios que se podrían describir como un "choque cultural a la inversa". Por ahora solo os puedo decir que espero no sentirlo. El tiempo lo dirá.

Gracias por leerme ;)

Friday, June 22, 2012

de laatste dagen

Seis días. Seis días son los que me quedan para despedirme de esta ciudad hasta a saber cuándo. Los que me conocen saben que soy una persona bastante sensible, y que cuando me pongo emotivo, nostálgico y melancólico no hay quien me gane. Ayer me despedí de Katia, Nick y Julie, y hoy me toca despedirme de más gente. De todos modos, tengo claro que pienso volver como sea.

Saturday, June 2, 2012

M HKA!


 ¡Hola a todos! En la entrada de hoy os hablaré de mi visita al MuHKA, el Museo de Arte Contemporáneo de Amberes. Como ya sabéis, un cultureta como yo no puede dejar escapar este tipo de museos. Considero que el arte contemporáneo es lo que es. No os voy a negar que muchas veces me he preguntado qué tiene de "artístico" un vídeo en el que un hombre rompe jarrones. De todas formas, supongo que precisamente lo que confiere ese carácter artístico a este tipo de cosas es esa trasgresión o esa vuelta de tuerca que nos hace plantearnos lo que tenemos delante. Pues bien, hoy os hablaré un poco de lo que vimos Cecilia y yo en dicho museo. 




Actualmente se expone en el MuHKA una exposición del artista estadounidense Jimmie Durham titulada A Matter of Life, Death and Singing. Tengo que reconocer que , a pesar de que no sabía nada de este autor, la exposición me sorprendió gratamente. 

Jimmie Durham nació en 1940 y se formó en la Escuela de Bellas Artes de Génova. El propio Jimmie describe su obra como una reflexión acerca de cómo se comportan y piensan diversas sociedades. Su vida ha transcurrido entre Europa, Estados Unidos y México, lo cual hace que su arte integre elementos muy variados procedentes de diferentes culturas y ambientes. Su arte es muy visual y probablemente no deje indiferente a nadie. 

Probablemente su estancia en México la que llenó la mente del artista de ideas para crear las obras que forman la muestra Dead Animals and Other Spirits (os dejo aquí el catálogo de la exposición). Personalmente, fue la parte de la exposición que más me gusto, posiblemente dado mi interés en todo lo postcolonial y en la representación de otras culturas. 

En este caso, Jimmie nos sorprende tomando elementos de la naturaleza como conchas, plumas o cráneos e incluyéndolos en composiciones que mezclan lo natural con lo industrial. En en el caso de la fotografía de la izquierda, Tlhun Datsi muestra un cráneo decorado con plumas, pieles, conchas y cuchillas de sierra de distintos colores.  Tampoco pasan desapercibidos los motivos florales ni el mensaje de POLICE DEPT de la parte inferior. 


Otra obra que merece ser mencionada en esta entrada es La Malinche. Malinche fue un personaje muy importante en la historia de México. Malinche hablaba nahuatl, maya y acabó aprendiendo castellano, lo cual le ayudó a establecer relaciones con los colonizadores españoles. Una de las cosas que me sorprendió fue esa fusión de motivos indígenas con elementos occidentales como el bikini plateado que luce la figura. Al igual que muchas otras obras de la exposición, Durham no parece preocuparse por la simetría, sino por combinar distintos objetos y materiales para crear una unidad a partir de ese caos. 


Otra cosa que me ha gustado de la obra de este autor es esa interacción que logra crear entre el espectador y la obra mediante algo tan simple como la inclusión de espejos. Muchas de sus obras tienen espejos, y una de ellas incluía el mensaje "It could happen to you!". Recuerdo una obra que consistía en imágenes de un animal muerto con un espejo colocado justo al lado. Un espejo que apunta, cómo no, hacia el espectador. Imagino que intenta capturar la reacción del espectador a la obra en sí. 


Me gustaría finalizar esta entrada con una obra titulada "Sujetador de piedra para la Venus de Milo". Estoy seguro de que a mis amigas artemaníacas les sugiere muchas cosas. 






Podéis hacer clic aquí para ver toda la información sobre la exposición.